EL DÉFICIT DE ATENCIÓN Y LA HIPERACTIVIDAD


¡Es imposible que esté un rato tranquilo! ¡No quiere prestar atención a lo que se le dice! ¡Este niño es un flojo! ¡Pareciera que está en la luna! ¡No se que hacer con este niño!... Estas y muchas frases parecidas son frecuentemente repetidas por padres y docentes cuando deben enfrentar casos de niños que por alguna razón, que no siempre se suele entender, son bastante inquietos o descuidados en las actividades escolares.
Un importante porcentaje de niños en edad escolar, presentan trastornos deficitarios de atención. Un alto porcentaje de ellos son además hiperactivos e impulsivos y alteran sensiblemente el orden y la tranquilidad del ambiente. En los años 1940, a cualquier niño que presentara este cuadro le diagnosticaban una disfunción cerebral mínima. En años posteriores, los definieron como hiperkinéticos y no es sino hasta hace unos veinte años, que los expertos determinaron que esta conducta se debe a trastornos deficitarios de atención (DDA) con o sin hiperactividad (DDAH) y señalan como sus características principales la impulsividad, la falta de atención y la intranquilidad excesiva.

¿CÓMO IDENTIFICAR UN DÉFICIT DE ATENCIÓN?
Algunas de las características que se pueden detectar son:
·         Mantiene la atención sólo por periodos muy cortos
·         Se distrae fácilmente por estímulos externos
·         Muestra tendencia a dormir mucho o muy poco, con dificultad para levantarse o con sueños interrumpidos
·         Puede presentar bajo rendimiento académico a pesar de poseer un nivel de inteligencia promedio o superior
·         Pierde objetos personales con frecuencia
·         Tiene dificultad para recordar cosas o para realizar varias instrucciones juntas
·         No termina lo que empieza
·         Se aburre fácilmente
·         Baja autoestima

Frecuentemente, además de estas características, el Déficit de Atención puede acompañarse de:
·         Hiperactividad o dificultad para moderar su nivel de actividad
·         Tiene dificultad para permanecer sentado cuando se le pide.
·         Es impaciente, no sabe esperar su turno en juegos o situaciones grupales.
·         Responde antes de que le pregunten.
·         Le es difícil seguir instrucciones de otros y no termina los quehaceres domésticos.
·         Continuos movimientos de pies y manos
·         Habla en exceso
·         Interrumpe o se entromete, en los juegos de otros niños.

¿DESAPARECE EL DÉFICIT DE ATENCIÓN CON LA EDAD?
Actualmente se sabe que los síntomas varían en su manifestación conforme la persona crece, pero el Déficit de Atención persiste. De hecho, muchos profesionales descubren que tienen DDA hasta que son adultos, porque de niños se creía que eran “flojos”, “lentos”, “malcriados”, etc. Lo que muchos aprenden es su forma de compensar su déficit, asumiendo un control más consciente de su tendencia a la distracción, tomando notas de asuntos importantes, utilizando estrategias de estudio, entre muchas otros. Lo que si tiende a controlarse es el alto nivel de actividad física. Sin embargo el Déficit de Atención no se reduce a una cuestión de agitación motora, por ende, controlar la hiperactividad por sí sola no significa que se corrijan los síntomas del Déficit Atencional. De allí que de adultos generalmente siguen presentando problemas de concentración cuando leen y trabajos que requieran un esfuerzo mental sostenido puede agotarlos con facilidad

¿SE PUEDE CORREGIR EL DÉFICIT DE ATENCIÓN?
Hasta el momento el tratamiento más común ha sido con el uso de la medicación para reducir los problemas relacionados con el DDA, a través de fármacos estimulantes o inhibidores del sistema nervioso central, los cuales suelen ser efectivos, aunque en algunos casos la medicación puede reportar efectos secundarios como dolor de cabeza, tics, insomnio, ansiedad, entre otros. Otra forma de ayudar a niños(as) y adolescentes con DDA es mediante el apoyo de maestros y profesores en el aula, ayuda extra-clase en técnicas de estudio, soporte psicopedagógico y el asesoramiento a los padres en estrategias de comunicación y manejo de los límites.
Actualmente existe otra alternativa de tratamiento que es segura, no utiliza medicación y resulta atractiva para los niños, jóvenes y adultos, que se denomina NEUROTERAPIA O NEUROFEEDBACK. Esta técnica también conocida como Biorretroalimentación por medio de Ondas Electroencefalográficas (EEG-BIOFEEDBACK), ayuda a la persona a identificar con claridad el momento y la forma en que se distrae o pierde control de sus impulsos, facilitando el proceso de autocontrol y autocuración que el cerebro es capaz de ejecutar.

¿CÓMO FUNCIONA LA NEUROTERAPIA?
Este tratamiento consiste en un entrenamiento para el control de sus ondas o frecuencias cerebrales, a través de un proceso de retro-alimentación donde la persona recibe información que ella misma produce: las señales eléctricas que emiten las neuronas de su cerebro son captadas, filtradas, procesadas y “devueltas” instantáneamente, en forma visual y auditiva.
Se ha descubierto a partir de años de investigación científica, que las personas con DDA producen la mayor parte del tiempo en su actividad eléctrica cerebral, un patrón de ondas similar a la que se observa durante los estados de sueño o estados transitorios entre el sueño y la conciencia. Estas ondas cerebrales conocidas como Delta, Theta y Alfa son de “baja frecuencia” y tienden a predominar en su patrón electroencefalográfico correlacionándose directamente con la obstaculización de procesos atencionales.
Durante una sesión de Neuroterapia, la persona se encuentra observando una pantalla de computadora donde aparecen colores, “juegos” y sonidos que le indican la actividad de sus ondas cerebrales, las cuales se detectan con uno o dos electrodos que se colocan en el cuero cabelludo, y son “traducidas” por un sofisticado equipo de electroencefalografía y computación. Si la persona empieza a distraerse la computadora se lo señalará inmediatamente con colores, sonidos u otros indicadores. Igualmente si logra mantener la atención y concentración también lo sabrá con otras señales. El cerebro interpreta los refuerzos positivos y aprende hacia donde le estamos pidiendo dirigirse. En otras palabras se enseña al cerebro a autorregular sus patrones de ondas, inhibiendo las relacionadas con la distracción y/o la hiperactividad o impulsividad, y reforzando las ondas relacionadas con estados de concentración y relajación.

¿QUÉ BENEFICIOS SE PUEDEN ESPERAR DE LA NEUROTERAPIA?
Básicamente se espera que la persona logre entre otras cosas:
·         Mayor capacidad para poner atención y mantenerla
·         Relajación
·         Control más efectivo de impulsos
·         Mejor rendimiento académico
·         Estabilidad de los patrones del sueño
·         Sensación de bienestar y estabilidad emocional

¿CUÁNTO TIEMPO TOMA APRENDER TODO ESTO?
Es relativo a la intensidad del déficit y a la capacidad de aprendizaje de la persona. En promedio, se calcula que 40 sesiones son suficientes para reducir considerablemente o hasta eliminar los síntomas de un Déficit Atencional y sus trastornos asociados, especialmente si se acude al entrenamiento con la regularidad requerida, la cual se sugiere sea de por lo menos cuatro veces por semana.

¿EXISTE ALGÚN RIESGO O CONTRAINDICACIÓN CON LA NEUROTERAPIA?
No existe riesgo alguno. La Neuroterapia se realiza por profesionales calificados y debidamente entrenados. No representa ningún riesgo porque no se envía electricidad a la persona (los electrodos sólo captan las señales que emite el cerebro, como antenas de radio), no se introduce nada extraño al organismo, y respeta cualquier otro tratamiento o medicamento que la persona esté tomando.

¿QUIÉN MAS PUEDE SER ASISTIDO POR EL PROGRAMA DE NEUROTERAPIA?
El programa también es apropiado para individuos con las siguientes características o desórdenes:
·         Alteraciones del aprendizaje
·         Alcoholismo y drogadicción
·         Estrés y ansiedad
·         Ataques de pánico
·         Depresión
·         Lesiones cerebrales a cráneo cerrado
·         Cefalea y dolor crónico
·         Bruxismo


Gerardo Velásquez
gvelasquezd@gmail.com