PENSAMIENTO, EMOCIÓN Y REACCIÓN. LA ESENCIA DE TODA RELACIÓN


Como hemos hablado en otras oportunidades, las emociones son reacciones que surgen ante eventos externos o internos. Pero esta emoción será diferente de acuerdo al pensamiento que experimentamos frente el respectivo evento. Si pienso que me quieren hacer daño, me asusto, me entristezco o me enfado y mi comportamiento puede ir desde paralizarme, cargarme de resentimientos o actuar agresivamente en nuestra defensa. Si con mi mejor intención quiero ayudar a un familiar y éste, como suele suceder y desde mi juicio, no reacciona como yo quisiera o no hace nada por si mismo, entonces siento rabia o frustración.
Muy a menudo entramos en conflicto con otras personas tratando de defender nuestro "punto de vista” sin darnos cuenta que vivimos en un mundo de juicios, donde prevalece lo subjetivo y que cuando hablamos de algo bueno o malo; agradable o desagradable; si algo es mejor o peor, etc. estamos ante la opinión de alguien o de muchos, pero no por ello se puede afirmar que esa opinión sea una verdad irrebatible, ya que su mismo carácter deja claro que dista de ser una verdad absoluta.
Muchos de estos pensamientos o posiciones están basados precisamente en la manera como estructuramos nuestro modelo del mundo, en los “debería ser o hacer” o en los “no debería ser o hacer”, en lo que consideramos correcto o incorrecto, sin detenernos a pensar que tales mandatos responden a creencias y patrones aprendidos que, si bien en algunos casos son una guía muy positiva, muchas veces pueden constituirse en grandes barreras que van a afectar negativamente nuestras relaciones interpersonales y otras áreas de nuestra vida.

La Programación Neurolingüística
Desde que conocí los postulados de la Programación Neurolingüística PNL, quedé enganchado con dos de ellos, que desde mi juicio, su interpretación y aceptación pueden ser dos pilares fundamentales para un establecimiento más sano de toda relación interpersonal, bien sea de pareja, de amistad, familiar, laboral o simplemente de cualquier necesidad o roce social. Me refiero al supuesto que reza “el mapa no es el territorio” y al supuesto que hace referencia a que “todo comportamiento tiene una intención positiva”
Si hacemos una revisión de la cantidad de veces que discutimos, que nos llenamos de sentimientos que alteran negativamente nuestro estado emocional y que reaccionamos emocionalmente fuerte ante otras personas, podemos con toda seguridad darnos cuenta que entre las “razones” más comunes a estas reacciones está el hecho de no poder demostrar lo que de acuerdo a nuestro razonamiento es evidente, o al hecho de sentir que de una u otra manera nos quieren hacer daño. Lo triste y paradójico de este sentir es que en la mayoría de los casos estas reacciones son más comunes y frecuentes ante personas muy allegadas, como la pareja, hijos, hermanos o padres, por quienes sentimos una mayor relación afectiva y a quienes queremos cambiar para que vean, oigan, sientan y en consecuencia se comporten como consideramos es la manera correcta.
Vamos a revisar un poco estos postulados:

El Mapa No es el Territorio:
Como suelo expresar en mis talleres, la PNL no ha inventado nada, simplemente ha tratado de darle una estructura a la cotidianidad y los efectos positivos o negativos que ésta ejerce sobre las personas, para de alguna manera actuar y buscar un cambio hacia lo que más nos favorezca. De manera que refranes como “todo depende del cristal con que se mire”, “cada cabeza es un mundo”, o “para los gustos se hicieron los colores”, tienen que ver con entender este postulado. Por naturaleza no es posible que existan dos personas exactamente iguales, aunque su conformación biológica y su apariencia física así lo parezca, como es el caso de los gemelos idénticos. Y no es posible porque hay otros factores que forzosamente van a influir en la conformación única de cada ser, como son los factores ambientales, sociales, la calidad de vida, las experiencias, etc. que van estructurando en cada individuo una personalidad muy propia. No importa que sean gemelos, que sean hermanos de padre y madre, que sean criados bajo el mismo techo y los mismos modelos, principios y valores, siempre habrá tanto semejanzas como diferencias, y son precisamente las diferencias lo que muchas veces cuesta aceptar.

Tener o no la razón:
Entender que “el mapa no es el territorio” es aceptar que por mucho que queramos representar el mundo cada quien hará su propia representación. Entonces, si damos como cierto este precepto, es fácil comprender también que cuando me empeño en demostrar a alguien que yo tengo la razón, esa persona probablemente estará igualmente convencida que es ella quien tiene la razón, porque cada quien desde “su mapa” tiene su propia manera de ver, escuchar y sentir. De manera que lo que para una persona resulta lógico, para otra puede resultar totalmente lo contrario. Cree tener la razón el que decide vivir toda su vida “tranquilo” y sin preocupaciones, independientemente de las condiciones en que vive, como también cree tener la razón el que prefiere un esfuerzo mayor para mejorar su estándar de vida. Cree tener la razón el que prefiere descansar durmiendo, como lo cree igual el que prefiere leer, ver televisión o incluso no descansar porque lo considera una “pérdida de tiempo”. Pero el problema en sí estriba en que a pesar que racionalmente podemos entender que somos diferentes, la mayoría de las veces este es uno de los motivos más difíciles de abordar y conciliar en todo tipo de relación.

Todo Comportamiento Tiene una Intención Positiva.
Esta aseveración suele ser un tanto polémica dado que nos cuesta creer que ciertos comportamientos que pueden a veces ser tan dañinos a otras personas, puedan tener alguna intención positiva para alguien. Sin embargo, de lo que se trata no es de defender el comportamiento en sí, el cual puede ser muy negativo, sino entender que la verdadera intención, consciente o inconscientemente busca un beneficio para la persona que ejecuta la conducta. ¿Quiere conscientemente una persona que fuma acortarse su ciclo de vida, o es que piensa que el cigarrillo lo acompaña, lo calma o le evita subir de peso? ¿Quiere una madre hacer que su hijo o hija sea un solterón o solterona cuando le corre todo pretendiente que aparece en su camino, o es que quiere lo mejor para el o ella, o simplemente tiene mucho temor a quedarse sola? ¿Quiere el padre o madre maltratar psicológica o físicamente a su hijo cuando lo castiga o es la manifestación de su impotencia de no poder lograr que su hijo haga lo que desde su criterio es lo correcto?
El solo hecho de comprender que las personas actúan sólo como saben hacerlo y que no necesariamente es contra mí en lo personal, o incluso creyendo que de esa manera me hacen un bien, entonces mi pensar, sentir y reacción emocional puede igualmente ser distinta y evitar un impacto más negativo en mi sentir. No es lo mismo pensar que mi compañero de trabajo me odia y quiere que me despidan, a pensar que quiere mi puesto y no sabe de que manera actuar para conseguir un ascenso. No puedo reaccionar o sentir igual cuando mantengo un resentimiento con mi padre porque nunca fue muy afectivo o solidario conmigo, que cuando reconozco que su vida se desarrolló bajo creencias como “la vida fácil no hace fuerte a los hombres” o “el abrazo es para las niñas porque a los hombres les puede causar una desviación sexual”. Aceptar este postulado no es estar de acuerdo en que una conducta negativa deba celebrarse o incluso respetarse, pero si encontramos la verdadera intención para el que la ejecuta, además de quitarle el impacto emocional que causa el creer que la intención es solo hacernos daño, podemos ayudarlo a encontrar otras opciones de comportamiento más positivas que se orienten a la obtención del mismo beneficio.

La reacción depende de ti:
Quiero concluir en esta oportunidad, citando a uno de los escritores que ha plasmado con mucha asertividad, algunos aspectos fundamentales que pueden considerar las personas en su búsqueda hacia una mejor calidad de vida, como es Stephen Covey, autor entre otros del Best Seller “Los Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva”, como es su llamado principio 90/10 http://bit.ly/29KO1EC, que reza que “El 10% de la vida está relacionado con lo que te pasa, el 90% de la vida está relacionado por lo forma en como reaccionas”. De manera que independientemente de lo que pueda sucedernos, lo cual generalmente no depende de nuestro actuar, sí somos 90% responsables de la forma como reaccionamos ante tales eventos.
Trasladando este principio a las relaciones interpersonales y aceptando como hemos expuesto, que las personas actúan como saben hacerlo, desde su experiencia, entendimiento y parecer, y generalmente creyendo en una buena intención (aunque sea para sí mismos), siempre tendremos el control de nuestra reacción. En algunos casos, si gustos o posiciones no chocan con nuestros principios y valores, ni afectan la esencia de la relación, bastará con reaccionar aceptando y respetando tales diferencias. En otros casos, solo entendiendo que el otro busca un beneficio, la reacción puede enfocarse a revisar el cómo se puede hacer en lugar de reaccionar de manera contraproducente. Por último, también ante diferencias individuales insalvables como puede suceder, habrá relaciones en las que la mejor salida será el distanciamiento.
No se trata de dejar de sentir, sino de estar alerta a lo que pensamos y controlar la reacción ante lo que se siente.

Gerardo Velásquez
Psicólogo